Nuestra Historia

Nosotros hemos vivido toda nuestra vida en Cala Joncols. Una pequeña cala del Parque Natural del Cap de Creus, entre Roses i Cadaqués. Un lugar remoto al que solo se puede acceder desde Cala Montjoi por una larga pista sin asfalto de 7km. El coche siempre ha estado polvoriento y el barco siempre ha estado presente en nuestras vidas como medio de transporte alternativo. En este entorno de acantilados, calas de piedra, Reserva Natural Integral, submarinistas y turistas hemos pasado nuestra infancia en el negocio familiar de la hospedería.

Nuestra finca siempre tuvo un fuerte vínculo con el mar. Una finca trabajada por campesinos, pastores y marineros. Durante los últimos años hemos llevado a cabo una silenciosa reconstrucción de más de 1km de terrazas de piedra seca que culminamos con la plantación de “La Viña más pequeña de Catalunya“, la recuperación de algunos antiguos Olivares y la reintroducción de algunos panales de abejas.

Las practicas ecológicas y Biodinámicas rigen nuestro día a día para preservar nuestro privilegiado entorno de Reserva Natural.

Con el tiempo, Cala Joncols se ha ido convirtiendo en un destino de submarinismo, alojamiento y gastronomía. Es aquí donde arranca nuestra pasión por el vino y por extensión en el vino submarino. Un interés por el vino que ha modificado el paisaje de nuestra cala, inspira nuestra gastronomía y nos llevó a nuevas actividades submarinas como la de envejecer vinos bajo el mar.

En el año 2009, dado el carácter marinero de la finca, nuestras actividades diarias con submarinistas junto con nuestra inquietud por experimentar con el vino, pusimos en marcha un pequeño proyecto para conocer cómo evolucionarían los vinos en el fondo marino. El objetivo era saber cómo se comportarían los vinos en la profundidad, a baja temperatura, con poca luz, mucha salinidad, poco oxígeno, alta presión y mimados continuamente por las corrientes marinas.

0